Mobirise Site Builder

¿Qué es el Psicoanálisis?

El psicoanálisis (análisis de la psique), descubierto y propuesto por Sigmund Freud hace más de cien años, es un método que permite la observación de la mente humana, el resultado de estas particulares observaciones hizo posible el nacimiento de una teoría psicológica de la conducta y de la mente humana, que continúa vigente y en pleno desarrollo
A través de este método de conocimiento, el psicoanálisis brinda la posibilidad de comprenderse y explicarse de manera profunda y real, obteniendo simultáneamente efectos terapéuticos. Para que el Método funcione necesita unas condiciones de trabajo estables tanto para el paciente como para el psicoanalista. Con encuentros en sesiones de cuarenta y cinco a cincuenta minutos, varias veces a la semana.
En cuanto al origen de los fenómenos que producen sufrimiento psíquico en los seres humanos, el psicoanálisis tiene en cuenta los factores constitucionales y genéticos de la personalidad (lo propio del individuo), además de otras influencias importantes, como la experiencia del nacimiento, las primeras relaciones que son necesariamente con los padres o sus sustitutos, la vivencias de la sexualidad, las pérdidas o duelos y la idea de la muerte próxima entre otras.
¿Por qué recurrir al psicoanálisis? Las vivencias significativas determinan patrones de sentimientos, fantasías y modelos de relaciones, que en algunos aspectos de nuestras vidas y de manera repetida experimentamos con sufrimiento, sin comprender el por qué, pero con la intuición de ser coparticipes inconscientes de dichos padecimientos. Urge para ciertos seres humanos la necesidad de comprender y la intención de vivir en el presente de manera plena, gracias a la elaboración del pasado y en una vida no dominada por los temores especulativos o imaginarios hacia el futuro.
Es gracias a las condiciones regulares que proporciona el psicoanálisis con un marco basado en la relación establecida entre paciente y analista, en el cual estos modelos de relación inconscientes y los sentimientos asociados a ellos pueden hacerse conscientes, con la posibilidad de ser hablados, pensados y elaborados, dándonos el conocimiento del por qué y a través de su comprensión, la opción de elegir otras maneras de vivenciar distintas al sufrimiento.